Cómo tratar el eccema facial, según los dermatólogos

No hace falta decir que la dermatitis atópica, también conocida como eccema, no es divertida en ninguna forma. Pero cuando una condición de la piel que se caracteriza por ampollas rojas y con comezón aparece en su rostro, de todos modos, hace que sea aún más frustrante e imposible de ignorar.

Si bien no existe un estudio que evalúe la prevalencia del eccema facial, específicamente, el dermatólogo Neil Sadick, residenciado en Nueva York, dice que cree que el trastorno afecta aproximadamente a un tercio de la población. Al igual que el acné, tener eccema en la cara es doloroso y puede ser un gran asesino de confianza, ya que hemos sido condicionados a creer que las imperfecciones de la piel son algo de lo que deberíamos ocultarnos y sentirnos avergonzados (para su información: eso no es verdad).

Sin embargo, cualquiera que esté luchando contra el eccema facial sabe de primera mano lo incómodo y emocionalmente agotador que puede ser. Buenas noticias: usted no está solo, y hay soluciones, así como formas de mantenerlo bajo control. Hablamos con varios dermatólogos certificados para averiguar qué constituye exactamente el eccema facial, qué desencadena la afección y, lo que es más importante, cómo mantener a raya los síntomas.

¿Cómo sé si tengo eccema facial?

Créalo o no, uno de los aspectos más engorrosos del eccema facial es averiguar si realmente tiene eccema. Su piel seca o irritada podría ser el resultado de una mala reacción a un producto que esté usando, condiciones climáticas adversas y otros factores comunes que pueden afectar la salud de la piel.

"Puede ser difícil distinguir ambas porque la piel afectada por el eccema está seca e irritada, pero en general, la piel seca no se irrita y pica al nivel del eccema y responderá fácilmente a los humectantes, al cuidado suave de la piel y a devolverle humedad al medio ambiente", explica Sejal Shah, una dermatóloga que reside en la ciudad de Nueva York. Sadick agrega que a diferencia de la descamación, la falta de brillo y la rigidez leve asociadas con la piel seca, el eccema facial generalmente implica picazón intensa, piel agrietada e incluso sangrado. Todo esto para decir: si todavía está perplejo, o simplemente quiere una segunda opinión, vaya a ver a su dermatólogo para averiguarlo con certeza.

¿Qué lo causa?

El eccema en realidad se refiere a un grupo de condiciones que hacen que la piel se ponga roja, con comezón, escamosa e inflamada, dice Shah. Hay varios tipos, también. La dermatitis atópica, una forma que a menudo aparece en la adolescencia y es más prevalente entre aquellos con antecedentes familiares de la afección, es el tipo más común. "A menudo, cuando las personas dicen 'eccema', esta es la afección a la que se refieren y la dermatitis atópica puede afectar la cara", explica Shah. Dicho esto, la dermatitis de contacto también puede afectar la cara y Shah dice que hay una gran cantidad de cosas que pueden provocar brotes, incluyendo climas fríos, agua caliente, sensibilidades a los alimentos, sol, sudor, estrés (y la lista sigue y sigue).

Una cosa que señala, sin embargo, es que no todas las personas con eccema tienen los mismos factores desencadenantes. Entonces, mientras que un producto perfumado puede provocar una reacción en una persona, es completamente posible que no lo haga en otra. Es por eso que es importante consultar a su médico para determinar si lo que tiene es, en realidad, eccema y, de ser así, determinar la causa subyacente (si no fue heredado). Por ejemplo, Sadick dice que algunas personas desarrollan eccema facial después de tener una reacción alérgica a los huevos, los cacahuetes y / o los mariscos. Por lo tanto, si las alergias tienden a correr en su familia, definitivamente es algo de lo que hay que desconfiar.

¿Debo tratar el eccema facial de manera diferente a como lo haría eccema en mi cuerpo?

¿Respuesta corta? Sí. Tanto Sadick como Shah recomiendan el uso de productos más suaves (especialmente cuando se trata de esteroides) en la cara, ya que la piel es más delgada y más sensible que la piel de su cuerpo. "Yo usaría productos para el tratamiento del eccema desarrollados para la cara y el cuerpo ya que contienen diferentes concentraciones de ingredientes activos", dice Sadick.

Adam Friedman, profesor asociado de dermatología en la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de George Washington en Washington, DC, recomienda usar esteroides tópicos más débiles o ingredientes que ahorren esteroides, como pimecrolimus, tacrolimus y crisaborol, ya que dice "la piel facial es más sensible al efecto adelgazante y aclarador de la piel de los esteroides tópicos".

Muy bien, pero ¿qué productos de venta libre puedo usar?

Aunque puede ser incómodo vivir con una afección de la piel como el eccema, afortunadamente vivimos en un momento en que las marcas han comenzado a atender las necesidades de las personas con una amplia gama de dolencias de la piel. Por ejemplo, Sadick recomienda las líneas de terapia de eccema de Aveeno, Eucerin y CeraVe. Shah también recomienda Eau Thermale Avène's Cicalfate Restorative Skin Cream, que contiene óxido de zinc curativo y cera de abeja protectora de la barrera cutánea. En lo que respecta a los limpiadores, Shah dice que le gusta el limpiador facial suave de Vanicream y Toleriane Dermo-Cleanser de La Roche-Posay, ambos suaves en la piel.

¿Qué debo hacer si los productos de venta libre no están funcionando?

Lamentablemente, a veces el eccema en la cara puede resultar extremadamente resistente hasta el punto en que el tratamiento deba ser recetado por un médico. "Si los tratamientos caseros no ayudan, es posible que necesite medicamentos recetados", dice Shah. "Por lo general, prescribo un esteroide tópico o un inhibidor tópico de la calcineurina, un medicamento no esteroideo que puede reducir la inflamación y tratar el eczema".

Shah dice que a veces prescribe cremas hidratantes especializadas, llamadas cremas de reparación de barrera, para los pacientes. Y, si el eccema es muy severo y no responde a los tratamientos tópicos, otras opciones incluyen fototerapia (también conocida como terapia de luz). Existe una amplia gama de opciones de tratamiento para el eccema facial, por lo que en última instancia se reduce a prueba y error, con el fin de descubrir qué funciona mejor para usted. Dicho esto, recomendamos consultar siempre a su dermatólogo antes de intentar algo nuevo.