¿Cuáles son los beneficios para la salud del caldo de huesos?

Desde el comienzo de la humanidad, el caldo de huesos se ha utilizado como sustento. Cuando los tiempos eran difíciles y se tenía que usar todo el animal, el caldo de huesos era un elixir de la vida. En la actualidad el pescado y la ternera para hacer caldos representan componentes principales de la cocina diaria en la mayoría de las cocinas del mundo. Los caldos y sopas se usan en salsas, estofados y guisos. Enormes ollas de huesos hirviendo a fuego lento se sientan en los fogones de los mejores restaurantes y casas familiares.

Caldo de hueso

La mayoría de los caldos usan una proporción más alta de carne a hueso que un caldo de hueso típico. Por ejemplo, un caldo de pollo típico o caldo contiene un pollo entero, no solo los huesos; esto ocurre de manera con el caldo de carne. El caldo de huesos, por otro lado, está hecho totalmente de los huesos con muy pequeñas cantidades de carne que quedan en el hueso después de la matanza. Además, los caldos normales y las reservas se cuecen a fuego lento durante un período de tiempo más corto que el caldo de huesos. Están listos después de 45 minutos a dos horas en comparación con ocho a 24 horas para un caldo de huesos. Las reservas de carne se preparan tostando los huesos antes de hervir a fuego lento, algo que también se hace en la preparación del caldo de huesos. Al final del proceso de cocción, los caldos son de color más claro y tienen un sabor más sabroso y sutil. El caldo de huesos es más oscuro, más rico y con mucho sabor. Los huesos liberan minerales, así como colágeno. Es probable que los huesos se desmoronen al final de la cocción porque han liberado todos sus nutrientes.

¿Cómo se hace el caldo de huesos?

El caldo de hueso casero no solo es fácil y económico, sino que también es delicioso y nutritivo. Hacer caldo de huesos significa simplemente hervir huesos de animales en agua con una adición de ácido, como el vino, durante muchas horas. Es importante comenzar con huesos de alta calidad de animales orgánicos alimentados con pasto. De esta forma, el caldo tendrá el mayor nivel de nutrientes posible. Los huesos que ofrecen la mayor cantidad de colágeno son los nudillos, los pies y los huesos del fémur, pero cualquier hueso o ligamento funciona bien en un caldo de huesos. La mayoría de las recetas incluyen una variedad de verduras para aumentar el contenido de minerales y vitaminas, así como el sabor. Las hierbas y especias como el ajo, el tomillo, las hojas de laurel, el romero y el orégano son adiciones opcionales. Es esencial que los huesos y otros ingredientes hiervan a fuego lento durante un largo período de tiempo. De esta forma, todas las proteínas, minerales, colágeno y otros nutrientes se liberan de los huesos y están disponibles para su absorción en el cuerpo.

Beneficios de beber caldo de hueso

La lista de beneficios de beber caldo de huesos es larga y diversa. El caldo de huesos saludables contiene más de 19 aminoácidos esenciales y no esenciales en una forma que es fácil de absorber para el cuerpo. También contiene grandes cantidades de colágeno para el tejido conectivo y la salud de la piel, así como nutrientes que ayudan a las funciones digestivas, estimulan el sistema inmune y ayudan a mantener un cerebro saludable.

El caldo de huesos ayuda a proteger las articulaciones porque el colágeno natural funciona como un lubricante para la amortiguación entre los huesos. El colágeno es también uno de los componentes básicos para construir y mantener la fortaleza ósea. Otra ventaja del colágeno que se encuentra en el caldo de huesos es que ayuda a la formación de elastina y ayuda a mantener un tono de piel joven y una apariencia suave.

Se ha demostrado que la gelatina producida por los huesos ayuda a restaurar el revestimiento del intestino. Un intestino sano ayuda a las personas a superar las sensibilidades de los alimentos y promueve el crecimiento probiótico. Debido al efecto positivo del caldo de hueso en el intestino, esto a su vez da un gran impulso al sistema inmunológico.

Diferentes formas de incorporar el caldo de huesos en la cocina

El caldo de huesos en sí mismo es delicioso para tomar como té o como sopa. Es rápido y fácil preparar una sopa rápida con una taza de caldo de huesos y un puñado de pasta. Use caldo de huesos en lugar de agua cuando prepare arroz, quinoa u otros platos con granos. Hace deliciosos risotto o guisos que están llenos de beneficios y sabores adicionales. Además de los usos obvios, el caldo de huesos también se puede preparar en batidos o golosinas deliciosas como los ositos de goma. Cuando hay caldo listo para usar en el refrigerador, es fácil convertir los platos normales en potentes fuentes de sabor.

Diferentes tipos de caldo de huesos listos para usar

Para las personas que no tienen tiempo para preparar su propio caldo, o para aquellos que no tienen acceso a ingredientes de alta calidad, hay muchos tipos diferentes de productos listos para usar disponibles. El caldo de huesos está disponible en forma de polvo en muchos sabores diferentes. Es tan fácil como sacarlo del recipiente y removerlo en alimentos o líquidos. Agregue una cucharada al agua caliente y disfrútelo como el té, o reemplace el café de la mañana con él. Se agregará un gran impulso de nutrientes a cualquier batido que sea dulce o salado. ¿Cómo suena un licuado de caldo de chocolate, vainilla francesa, manzana de canela o mantequilla de maní? ¡Delicioso! Para opciones más sabrosas, hay sabores de pollo, ternera, pavo, cúrcuma y café para probar. También hay paquetes de servicios individuales disponibles que son fáciles de llevar mientras viaja. No hay necesidad de almuerzos malsanos y aburridos cuando una taza de caldo de huesos está a la mano.

Recetas para hacer con caldo de huesos

Recetas deliciosas

Para aquellos que buscan nuevas formas de usar caldo de hueso, ya sea casero o en forma de polvo, las recetas deliciosas no tienen fin.

Caldo de hueso para batido de proteínas:

Ingredientes:

  • 1 Taza de banana congelada.
  • 1/4 Taza de anacardos crudos.
  • 2 Cucharada de polvo de cacao.
  • 1 Cucharadita polvo de algarroba.
  • 1 Cucharadita café instantáneo.
  • 12 Onzas de leche de coco o almendras.
  • 1 Cucharadita miel orgánica.
  • 1 Cucharada de proteína de caldo de hueso en polvo, ya sea con sabor a café, chocolate o vainilla.

Instrucciones:

  • Coloca todos los ingredientes juntos en una licuadora grande.
  • Mezclalos todos juntos hasta que esté suave.
  • Agregue líquido adicional si es necesario.

Gomitas de frambuesa y hueso:

Ingredientes:

  • 2/3 Taza de caldo de hueso líquido.
  • 3 1/3 Cucharadas de polvo de gelatina.
  • 2 cucharadas de miel orgánica.
  • 1 Taza de frambuesas congeladas.
  • 1/2 Taza de jugo de limón.

Instrucciones:

  • Agregue la gelatina en polvo al caldo de hueso en una olla pequeña y caliéntela a fuego lento.
  • Cuando la gelatina se haya disuelto, agregue la miel.
  • Ponga las frambuesas congeladas y el jugo de limón en una licuadora y mezcle bien hasta que formen un batido suave y homogéneo.
  • Agregue la mezcla de frambuesa y limón al caldo de huesos y mezcle a fuego lento hasta que esté completamente combinado.
  • Quite la olla del fuego y vierta la mezcla en moldes de silicona.
  • Coloque los moldes en el refrigerador por 20 minutos o hasta que estén firmes.
  • Retire las gomitas de los moldes y guárdelas en un recipiente hermético en el refrigerador.